CERMI CyL se une a CERMI Mujeres y reivindica el compromiso de toda la sociedad para alcanzar un mundo justo e inclusivo donde ninguna mujer se quede atrás

8 de marzo – Día Internacional de la Mujer. ¡EL FUTURO QUE QUEREMOS!

En el manifiesto ‘El futuro que queremos’, leído por Estefanía Arias, miembro del Comité Pro Salud Mental en Primera Persona de la Federación Salud Mental Castilla y León, y Nuria Rodríguez, de ASPAS Valladolid, perteneciente a FAPAS CyL, piden que se reconozca a las mujeres y niñas con discapacidad como lideresas y agentes de cambio “libres de discriminación, violencia y exclusión”

El Comité Autonómico de Representantes de Personas con Discapacidad, CERMI CyL, se une al Día Internacional de la Mujer a través de la Fundación CERMI Mujeres (FCM) y hace un llamamiento a la reivindicación y al compromiso activo de toda la sociedad para construir un mundo más inclusivo, justo y equitativo, donde ninguna mujer se quede atrás, recordando que la lucha por la igualdad y la inclusión de las mujeres con discapacidad es una lucha que concierne a toda la ciudadanía.

En el manifiesto ‘¡El futuro que queremos!’, leído por Estefanía Arias, miembro del Comité Pro Salud Mental en Primera Persona de la Federación Salud Mental Castilla y León, y Nuria Rodríguez, de ASPAS Valladolid, perteneciente a la  Federación de Asociaciones de Padres y Amigos del Sordo de Castilla y León (FAPAS CyL), acompañadas por la secretaria general y presidenta de la Comisión de la Mujer de CERMI CyL, Araceli de las Heras, en nombre de las más de dos millones y medio de mujeres con discapacidad en España, reconocen a las mujeres con discapacidad como protagonistas únicas de sus vidas y demandan que las mujeres y niñas con discapacidad tengan la oportunidad de vivir vidas libres de discriminación y violencia.

Asimismo, han exigido la total erradicación de la violencia contra las mujeres con discapacidad, a través de medidas efectivas para prevenir y responder a todas las formas de violencia, asegurando servicios de apoyo adecuados. Además, han pedido sistemas de justicia accesibles y sensibles a sus necesidades, que superen las inercias capacitistas y patriarcales que aún impregnan su quehacer y que garanticen su derecho a una protección efectiva frente a la violencia y abusos, evitando la revictimización y promoviendo su participación real en procesos judiciales.

Otra de sus reivindicaciones ha sido el empoderamiento económico a través de la implementación de políticas que promuevan la igualdad de oportunidades en el empleo y la educación para poder desarrollarse profesionalmente.

También han demandado su derecho a acceder a servicios de salud integral, incluyendo la salud sexual y reproductiva, sin discriminación ni coacción, así como la garantía de que exista una representación equitativa de las mujeres y niñas con discapacidad en todos los espacios de toma de decisiones, desde el ámbito local hasta el internacional.

En este 8 de marzo, han exigido una educación accesible e inclusiva que reconozca e incorpore sus demandas específicas para el empoderamiento y autonomía desde edades tempranas y la eliminación de todas las barreras físicas, comunicativas y actitudinales que las impiden vivir de manera independiente y participar plenamente en todos los aspectos de la vida comunitaria.

Todas estas peticiones tienen como objetivo “que las mujeres y niñas con discapacidad sean reconocidas como lideresas y agentes de cambio, libres de discriminación, violencia y exclusión”.

Puedes acceder al Manifiesto en este enlace:

https://fundacioncermimujeres.es/novedad/manifiesto-del-dia-internacional-de-la-mujer-el-futuro-que-queremos

Ir al contenido