El movimiento CERMI reclama la adopción rápida de una tarjeta europea de discapacidad para construir una ‘Europa Social’

Lectura fácil

Esto es un ejemplo. nuevo enfoque en la atención a este colectivo centrado en sus objetivos, metas y preferencias vitales y no sólo en las intervenciones profesionales.

ejemplo1

ejemplo2

  • Rosa Martínez, de COCEMFE Castilla y León; Luz Valbuena, de Fecyldace; y Ana María Santiago, de Salud Mental Castilla y León han leído un manifiesto con motivo del Día Internacional y Europeo de las Personas con Discapacidad, que se celebra el 3 de diciembre

El Comité Autonómico de Entidades de Representantes de Personas con Discapacidad en Castilla y León (CERMI CyL), se suma al movimiento CERMI para reclamar la adopción “rápida” de una tarjeta europea de discapacidad para construir “una Europa Social, una Europa de las personas, una Europa que defienda y preserve los derechos, la inclusión y el bienestar de las personas con discapacidad y de sus familias”. 

Esta es la principal reivindicación que la plataforma de la discapacidad resalta en un manifiesto publicado con motivo de la celebración del Día Internacional y Europeo de las Personas con Discapacidad, que se conmemora cada 3 de diciembre. “Necesitamos una Europa en la que el factor social sea prevalente y esté asegurado, pues lo social es calidad y calidez democrática” advierte la plataforma cívica.

La sede del CERMI CyL, ubicada en Valladolid, ha sido el escenario para leer este manifiesto a través de las voces de Rosa Martínez, de la Confederación de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de Castilla y León (COCEMFE CyL); Luz Valbuena, de la Federación de Castilla y León de Daño Cerebral Adquirido (FECYLDACE); y Ana María Santiago, de Salud Mental Castilla y León, acompañadas por el presidente del CERMI CyL, Juan Pérez, la secretaria general del CERMI CyL y presidenta del Consejo Territorial de la Once, Araceli de las Heras y el Tesorero del CERMI CyL y presidente de Impulsa Igualdad Castilla y León, Francisco Sardón

En su lectura denuncian que, como parte de esa Europa Social, está la libre circulación, pero que “esa pretendida libertad no llega a todo el mundo” y añaden que “las personas con discapacidad y sus familias sólo pueden disfrutar de este derecho de ciudadanía en igualdad de condiciones que las demás personas si existe el pleno reconocimiento de la condición de discapacidad en todos los países miembros de la Unión Europea”.

Al respecto, el movimiento CERMI valora la reciente propuesta de Directiva Europea por la que se establecen la Tarjeta Europea de Discapacidad y la Tarjeta Europea de Estacionamiento para personas con discapacidad, que responde a una demanda de la sociedad civil de la discapacidad, a la que España y el CERMI han contribuido en buena medida.

Tal y como explican desde CERMI, el Semestre de Presidencia de la Unión Europea 2023 es un momento idóneo para impulsar un proceso de adoptación ágil que permita que esta Directiva europea, largamente esperada, se adopte y aplique “en el menor tiempo posible”.

Por todo ello, el movimiento CERMI, en el Día Internacional y Europeo de las Personas con Discapacidad, presenta un contundente manifiesto con 14 demandas clave relacionadas con la Tarjeta Europea de Discapacidad. En este llamado, destacan la urgencia de aprobar la tarjeta antes de las elecciones de 2024, el pleno reconocimiento de la discapacidad en la UE, y la garantía de libre circulación sin obstáculos. Además, el movimiento aboga por la accesibilidad universal, estatuto preferente para mujeres y niñas con discapacidad víctimas de violencia y una participación activa de las instituciones europeas en campañas educativas y de toma de conciencia. Estas demandas reflejan la búsqueda de una Europa inclusiva y justa para todas las personas con discapacidad.

Además, el CERMI ha recordado en este manifiesto que la agenda política de la discapacidad tiene aún dos cuestiones esenciales todavía en espera. Por un lado, la modificación del artículo 49 de la Constitución Española y, por otro, la elevación del 0,7% al 1% de la asignación tributaria de los Impuestos de la Renta y de Sociedades, para atraer más recursos que permitan robustecer la sostenibilidad de las partes más frágiles de la comunidad.

Ir al contenido