El CERMI, satisfecho con los contenidos de discapacidad de la nueva Ley de Universidades

El CERMI está satisfecho
con la nueva Ley de Universidades
porque recoge muchas de sus propuestas.
Algunas de esas propuestas son:
– Tener en cuenta la discapacidad en la Universidad.
– Incluir la accesibilidad universal
– Que las personas con discapacidad no paguen matrículas.
– Que todas las universidades tengan
unidades de atención a estudiantes con discapacidad.
– Que 5 de 100 personas que hacen un doctorado
tengan discapacidad.
– Ayuda para que estas personas estudien fuera de España.
– Que las universidades tengan estudios propios
para personas con discapacidad intelectual.
CERMI quiere que esta Ley haga
que más personas con discapacidad vayan a la universidad
y no tengan dificultades por su discapacidad.

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) ha expresado su satisfacción global con los contenidos de discapacidad e inclusión de la nueva Ley Orgánica 2/2023, de 22 de marzo, del Sistema Universitario, que hoy publica el Boletín Oficial del Estado y que entrará en vigor en el plazo de 20 días.

El texto definitivo de la nueva Ley de Universidades aprobado por las Cortes Generales recoge buena parte de las propuestas que el CERMI formuló a lo largo de la tramitación de la iniciativa, tanto en la fase gubernamental (anteproyecto) como en la parlamentaria, corrigiendo los primeros borradores que se conocieron que eran muy pocos favorables a la inclusión de las personas con discapacidad en el sistema universitario.

Aspectos como la consideración transversal de la discapacidad en toda la renovada regulación del sistema universitario; las garantías de no discriminación, accesibilidad universal, acción positiva y ajustes; la exención del pago de matrículas para el estudiantado con discapacidad; la necesidad de que las universidades cuenten en su estructura con una unidad de atención a este grupo, constituyen elementos propicios para el ingreso, permanencia y progreso de las personas con discapacidad en la enseñanza superior.

Asimismo, el CERMI destaca también como cuestiones positivas recogidas en la Ley el robustecimiento de la consideración de la discapacidad en la política de becas, el establecimiento de un cupo de reserva del 5 por 100 para los estudios de doctorado, inexistente hasta ahora; los apoyos para la movilidad internacional; la apertura de los consejos sociales de las universidades al tercer sector de acción social; el refuerzo del cumplimiento de las cuotas de reserva en favor de personas con discapacidad en el acceso del personal docente e investigador o la posibilidad de que las universidades adopten estudios propios singularizados para el estudiantado con discapacidad intelectual.

El CERMI confía en que esta nueva Ley suponga un impulso para el proceso de progresiva participación de las personas con discapacidad en el sistema universitario en igualdad de condiciones sin restricciones ni discriminaciones asociadas a esta circunstancia.

Ir al contenido