Cermi CyL denuncia la doble vulnerabilidad que sufren las mujeres con discapacidad ante la violencia de género a través de la campaña ‘No somos sombras’

Con motivo de la celebración del 25N, Día internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, la Comisión de Mujer del CERMI Castilla y León difunde un vídeo en el que se exponen diferentes situaciones de violencia para visibilizar, concienciar y luchar contra la violencia de género ejercida sobre mujeres con discapacidad

La Comisión de la Mujer del Comité Autonómico de Entidades de Representantes de Personas con Discapacidad en Castilla y León (CERMI CyL), en colaboración con la Dirección General de la Mujer de la Junta de Castilla y León, ha puesto en marcha la campaña ‘No somos sombras’, con motivo de la celebración del 25N, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres. El objetivo es visibilizar, concienciar y luchar contra la violencia de género ejercida sobre las mujeres con discapacidad, que son doblemente vulnerables por su discapacidad y por el hecho de ser mujer.

Con la campaña ‘No somos sombras’ la Comisión de la Mujer del CERMI CyL pone el foco en la violencia psicológica que sufren muchas mujeres con discapacidad, con agresiones sin contacto físico pero que que llevan implícitas daños psicológicos y materiales a través de descalificativos, humillaciones y desvalorizaciones.

También se denuncia la violencia económica, donde el hombre maltratador intenta controlar a la mujer haciéndose dueño de su independencia, mermando en gran medida su autonomía y su capacidad de tomar decisiones.

Desde la Comisión de la Mujer del CERMI CyL se subraya que la violencia de género tiene una mayor incidencia en las mujeres con discapacidad ya que, en muchas ocasiones, son sus propios cuidadores las que la ejercen sobre ellas, colocándolos en una situación de mayor poder. Asimismo, la situación de discriminación múltiple que sufren las sitúa en una posición más vulnerable.

El 40,4 por ciento de las mujeres con discapacidad han vivido algún tipo de violencia en la pareja, frente al 31,9 por ciento de las mujeres sin discapacidad, según la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer del Ministerio de Igualdad de 2019. Además, las mujeres con discapacidad tienen un riesgo diez puntos porcentuales más alto que el resto de mujeres a sufrir violencia en todos los tipos: psicológica, física, sexual o económica.

Ir al contenido