CERMI CyL acude a la presentación del libro ‘Modelo de atención integral Centrada en la Personas en Residencias de Personas Mayores’ de la Junta de Castilla y León y la Fundación Pilares

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, ha presentado esta publicación en una jornada junto con expertos y profesionales para debatir, reflexionar e intercambiar ideas.

El modelo se basa en unidades de convivencia que permiten la creación de entornos «íntimos y acogedores», lo más parecido a un ‘hogar’, que evitan la masificación y facilitan la cohabitación y el desarrollo del proyecto vital de cada persona

La Junta Directiva de CERMI Castilla y León, junto con otros miembros del Comité, ha acudido hoy a la presentación del libro ‘El Modelo de Atención Integral Centrada en la Persona y sus beneficios en Residencias de Personas Mayores’, en una jornada organizada por la Junta de Castilla y León y la Fundación Pilares. La inauguración ha corrido a cargo de la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, quien ha reiterado que para el Ejecutivo autonómico es una “prioridad” ofrecer una atención residencial de calidad a las personas mayores o dependientes. 

El documento «recoge un trabajo serio, riguroso y científico» para ayudar a eliminar estos «estereotipos», tal y como ha subrayado la consejera. A través de él se han propuesto desterrar los viejos “mitos” que hay sobre el modelo de atención residencial a las personas mayores y dependientes y que estos centros se vean como “lugares de vida en lugar de hospitales”, lo más parecido a un “hogar”, con entornos “íntimos y acogedores” que eviten la masificación y faciliten la cohabitación y el desarrollo del proyecto vital de cada persona. 

Precisamente, ese es el objetivo del libro, que se ha presentado hoy a entidades del ámbito, profesionales, organizaciones, proveedores de servicios y familias y que recoge un trabajo “serio, riguroso y científico de profesionales y expertos» sobre este modelo.

Actualmente. Castilla y León cuenta con 48.602 plazas para mayores en 687 centros residenciales y 5.910 plazas en 456 centros de día. El modelo que adopten estos centros se convierte en una decisión muy relevante para su vida y también para sus familiares. La atención a las personas mayores y personas dependientes es una de las principales prioridades de la Junta de Castilla y León, motivo por el que ha optado por un modelo que mejora significativamente la calidad de atención que reciben los mayores en las residencias y también la de aquellos que residen en su domicilio y que necesitan de apoyos a su vida independiente, a través de las estancias diurnas y los centros multiservicios. Isabel Blanco ha destacado que la Junta de Castilla y León ha apostado por el desarrollo de una extensa red residencial “que ha hecho posible que contemos con la mayor cobertura residencial de toda España, 7,92 por ciento”.

En cuanto al modelo AICP, la consejera de Familia ha explicado que se trata de un modelo de éxito, demandado tanto por los propios mayores como por sus familiares, y su progresiva implantación en Castilla y León está situando a la Comunidad a la vanguardia en la calidad de la atención residencial a las personas mayores. Además, cuenta con el reconocimiento de la comunidad científica y profesional, con el apoyo del sector profesional de la atención residencial en Castilla y León y ha despertado el interés de la Unión Europea.

La consejera de Familia ha reafirmado la apuesta decidida de la Junta por la implantación definitiva de este modelo. La futura Ley reguladora del Modelo Atención Residencial para cuidados de larga duración en Castilla y León incorpora la metodología centrada en la persona que reciben las personas mayores en las residencias de la Comunidad, tanto públicas como privadas, que supone un cuidado individualizado, incluyendo el acompañamiento emocional y convirtiendo a los centros en hogares, organizados en unidades de convivencia.

Este modelo también apuesta por la innovación a través de la incorporación de las nuevas tecnologías que, entre otras cuestiones, posibilitan ejercitar las capacidades cognitivas y corporales y evitar el estancamiento psicológico y físico.

La nueva norma cuenta con la participación, el consenso y el diálogo de todos los agentes implicados y se basa en la evidencia, la investigación y la ciencia. A su vez, hace una apuesta por la innovación y la calidad de los servicios residenciales incorporando un mecanismo para promover y verificar la calidad de los servicios residenciales, tomando como modelo los principales sistemas de servicios sociales de los países de nuestro entorno, asumiendo funciones relativas a la autorización, el registro, la acreditación, la inspección y la estandarización y/o la evaluación de los servicios de atención a la dependencia. En esta línea, la Gerencia de Servicios Sociales impulsará la calidad y la innovación continua de la atención prestada a través de la evaluación de la calidad de los servicios residenciales, del desarrollo de estándares de calidad, la elaboración de directrices, guías y manuales de buenas prácticas, promoviendo actividades de formación especializada y la sensibilización social.